Mi experiencia Marqués de Riscal

Gracias a la gentil invitación que me hiciera Guiseppe Bonarelli, vicepresidente ejecutivo de la empresa El Catador, tuve el privilegio de vivir recientemente la experiencia Marqués de Riscal.

 

DSC06005

Un fantástico viaje en autobús nos llevó desde Madrid hasta la llamada ‘Ciudad del Vino’, La Rioja, y en el pueblecito de Elciego nos hospedamos en las modernas y exclusivas instalaciones del hotel Marqués de Riscal Luxury Colletion.

DSC06026.JPG

La impresionante arquitectura es creación de Frank Gehry. La fachada está construida con placas de titanio en rojo, oro y plata, que cambian de color después de la luz solar. Los empleados del hotel me contaron que es común que arquitectos de todo el mundo hagan peregrinación aquí para presenciar el fenómeno, y que estas lujosas instalaciones han recibido estrellas del cine tan conocidas como Angelina Jolie y Brad Pitt, quienes curiosamente se registraron como Mr y Mrs Smith.

Un reducido grupo de veinte multifacéticos profesionales de Latinoamérica nos enrolamos en esta interesante aventura enológica que incluyó un recorrido histórico por la evolución de los vinos de la Rioja, conocimiento sobre el cuidado de los viñedos, la fabricación de los caldos y una visita por las centenarias bodegas. Allí estaba yo, ‘De Cerca’, aprendiendo de primera mano sobre la cultura del vino, y claro degustando en cada sorbo la calidad de las diferentes variedades de la marca.

DSC06080

Bajo la dirección de Rafael Ruiz Isla,  ingeniero Técnico Agrícola, Medalla al Mérito Agrícola 1981, con toda una vida dedicada a la cultura del vino, la formación dio inicio de inmediato. Sentados alrededor de una gran mesa estábamos todos juntos, unos catadores profesionales de vasta experiencia en el mundo del vino, otros, distribuidores importantes para la marca, y unos pocos como yo, que ni pizca de conocimientos poseía. ¡Qué atrevida es la ignorancia!, pero ahí estaba, con la mejor actitud de aprender y divertirme.

DSC06010

La sala es elegante y cómoda. La temperatura adecuada: ni demasiado caluroso que contribuiría a deshidratar la mucosa nasal y perjudica la sensibilidad olfativa; ni demasiado frío porque los olores se inhibirían.

La mesa cubierta por un impecable mantel blanco, que permitía contrastar los matices del vino. Cada participante con su espacio personal y con todos los elementos que necesitaba: una libreta para apuntes,  botellas de agua, y la respectiva una escupidera de acero (con un diseño muy moderno).

Las copas de cata son especiales, según explicó Ruiz. El tipo de copa tiene gran incidencia sobre la calidad y la intensidad de las sensaciones recibidas. Se trata de una copa de cristal en cuya composición hay una proporción exacta del 13% de plomo. Tiene una capacidad de 220 centímetros cúbicos. Se llena únicamente hasta cubrir un tercio de su capacidad: 65 centímetros cúbicos. Se llama copa Afnor. Mide 155 mm de altura (55 mm de pie) y 65 mm de diámetro en su parte más ancha. Es más pequeña que las copas habituales de mesa. Y así, bajo este contexto catamos una variedad de vinos blancos y tintos.

DSC06089Cada noche finalizaba con una exquisita cena donde de igual modo disfrutábamos el maridaje con los vinos. Las actividades al aire libre, como la visita al viñedo de Castejones y el almuerzo típico campestre, también fueron inmensamente agradables.

Y qué decir de las atenciones. Todo a pedir de boca. El equipo organizador no guarda detalle para que los invitados se sientan como en el cielo.

Marqués de Riscal tiene una bodega encantadora

 

 

La bodega fue fundada en 1858 y es ahora uno de los productores de vino más antiguos en España. La marca tiene presencia en 150 países.

Gracias a la previsión de muchos años atrás, tuvimos la oportunidad de catar un vino de 1956, sacado exclusivamente para nosotros de la bodega personal de los Herederos de Marqués de Riscal. Debo admitir que nunca pensé probar un vino de tanta antigüedad, de manera que si para los catadores profesionales que estaban allí fue un momento único, que les puedo contar yo.

 

DSC06033

Todos concentrados viendo aquel ritual que me pareció fascinante: para abrir cada una de las botellas se utilizaron unas tenazas calientes. Para ello, se enciende una llama, se calienta el hierro y luego se pasa un pincel mojado en agua fría por el cuello de la botella. De esta forma, la parte superior del cuello de la botella se puede abrir fácilmente apretando con un lienzo. En la sala se respiraba un ambiente mágico y misterioso mientras se abría cada una de las botellas, y como niños empezamos a disputarnos los corchos como recuerdo del momento.

 

DSC06061

Y después de haber leído todos estos detalles pienso que no hace falta que les diga que, si tienes la oportunidad de participar en el Aula Marqués Riscal no dudes en decir si, porque es una experiencia inolvidable.

DSC06059

 

Anuncios

2 respuestas a “Mi experiencia Marqués de Riscal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s