Madres solteras, niños felices

Ella tiene no más de 40 años de edad. Fuimos compañeras de trabajo alguna vez y ahora nuestros hijos comparten juntos en las aulas del colegio.

madre-solteraSiempre anda apresurada, con mil cosas en las manos y hablando por teléfono. Nos saludamos de vez en cuando, si es que logramos cruzar miradas, y he visto, atenta y con admiración, que abraza fuerte a su hijo cuando lo despide en el colegio o cuando lo va a recoger.

Un día, mientras esperábamos por las calificaciones, me contó que estaba soltera, que desde su embarazo no había tenido pareja, y que había decidido dedicar esta etapa de su vida a perfeccionar su trabajo profesional y a disfrutar de la crianza de su hijo con la firme perspectiva de que sea un niño feliz.

Y así parece que lo está haciendo. El niño es simpático y agradable, está en el cuadro de honor como estudiante meritorio, es un líder ante los demás compañeros, saluda con educación y cortesía, siempre sonríe con franqueza, ha ganado varias medallas en las competencias deportivas y se ha convertido en voluntario para explicar los temas de matemáticas a los niños que están confundidos.

Un ejemplo de que se puede ser madre soltera y tener un niño feliz. Un verdadero testimonio de la buena crianza. Siempre nos han vendido la idea de que las familias monoparentales, en su mayoría, no son funcionales. ¡Pues no! todo dependerá del grado de compromiso de los padres en favor de una formación sana basada en el amor y el respeto. No es fácil criar sola. Carencias de todo tipo pueden llenar tu vida de estrés si no te manejas con la adecuada prudencia. Los días se cargan de inconvenientes económicos, sociales y laborales que se hacen cómplices para destruir la calma. Sin embargo, el instinto maternal supera cualquier obstáculo. Ella decidió separarse de su esposo a los veinte días de nacido su hijo, y todos en la familia pensaron que estaba frente a un caso de depresión post parto. La verdad, confiesa, es que ya era madre soltera aún estando ‘bajo los efectos legales’ de casada. Ser madre soltera no es un estatus civil, es estar acompañada y sentirse protegida, antes, durante y después del embarazo.  Un bebé necesita muchas cosas, pero la mayor carestía es una madre estable emocionalmente. Uno de los retos más grandes es lograr balancear lo emocional con las exigencias de la vida diaria. Hay momentos en que lo sano es dejarse ganar por la tristeza y darse el permiso para llorar, y luego sobreponerse y seguir adelante. La carga de responsabilidades aumenta. Cuidar a un niño sin el apoyo de una pareja requiere de tiempo y un esfuerzo adicional, algo que no siempre es fácil de asimilar, incluso cuando se trata de una decisión madura y meditada.  Terminó la política y damos inicio a la celebración de las madres, ese ser especial que nos da la vida y esperanza. Todas merecemos un reconocimiento especial, pero aplaudo de pie a las miles de mujeres que han decidido criar hijos felices… y a veces hasta olvidan que son madres solteras.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s