¿Y por qué no?

¿Por qué impacta tanto la diferencia de edad entre el recién electo presidente de Francia, Emmanuel Macron y su esposa Brigitte Trogneux? El mundo observa y enjuicia con curiosidad los 25 años que le lleva Trogneux a su marido, cuando en realidad es un caso que sucede con regularidad en otras parejas.

En la actualidad, y a pesar de la palpable evolución en los códigos sociales, todavía existen claras restricciones. Si es el hombre quien es mayor que la mujer, no suele haber problema, está bien aceptado. Pero si la mujer es mayor, sin importar el tamaño de la brecha generacional, la sociedad lo ve como algo negativo.

Yo sostengo que la edad no es un factor determinante para que una relación funcione o no. El amor se alimenta de respeto, confianza, complicidad, de los intereses en común, de la capacidad de reír juntos, de las historias vividas, de los valores fomentados a lo largo de la vida… Los problemas entre parejas no suelen aparecer por cuestiones de edad, ese dato ya lo sabemos antes de casarnos, las complicaciones, ante algunas situaciones, surgen por la forma de ambos de ver la vida. El éxito en las parejas radica sobre todo en las afinidades.

Parece mentira, pero todavía en este siglo muchos piensan que el orden de género establece que el varón es el protector y la mujer es un complemento. Por lo tanto, que la esposa sea menor, e incluso que esa diferencia sea de muchos años, está aprobado. La sociedad acepta y aplaude las relaciones entre “hombres con poder y mujeres mucho más jóvenes y bonitas, que decoren su escenario social”.

Uno de los elementos que condimentan la relación entre Macron y Trogneux es que se hayan conocido cuando el Presidente era apenas un adolescente y ella era su profesora. Una historia de amor única y emocionante, que aunque inició clandestina, tuvo un final feliz.  Al ganar las elecciones, Macron dedicó el primer puesto “a Brigitte, siempre presente y más ahora que nunca”. “Sin ella, yo no sería yo mismo”, dijo en un discurso ante una multitud, dejando en evidencia que ella es su gran apoyo.

Desde que se conocieron han pasado muchos años y de seguro que él ha tenido la oportunidad de estar con otras mujeres, y la prefiere a ella. Que dos personas adultas que se encuentren, se sientan enamoradas y simplemente decidan compartir su vida, no debe ser un tema de debate mundial. Sin duda la mujer ocupa una posición social diferente con respecto a unas décadas atrás. Ahora es más independiente social y económicamente y dispone de más libertad para tomar decisiones sobre su vida sentimental. El criterio para iniciar una relación puede que sea el de la atracción física por una persona con la que se disfruta, pero para mantenerse en el tiempo son muchos los factores que inciden.

Macron y Brigitte no son una pareja nueva. Llevan diez años viviendo juntos y caminando agarrados de la mano por las calles de Paris. Ella tiene tres hijos y siete nietos que el siente suyos. En este contexto a única novedad es que Macron ahora es el Presidente y que ha dejado bien claro que cree en el poder del amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s