Un nuevo récord en la vida de la reina Isabel II y Felipe de Edimburgo: 70 años de matrimonio

((La longeva pareja cumple 70 años de casados, una fecha que se va a conmemorar con una moneda con los perfiles de ambos.

Un 20 de noviembre la reina Isabel II y Felipe de Edimburgo pronunciaron el emotivo “sí, quiero” en la que ha sido la boda más numerosa de la realeza con 2.000 invitados. Para festejar por la ocasión, la Real Casa de la Moneda de Reino Unido ha preparado un homenaje especial, se trata de una moneda que recuerda los 70 años del matrimonio.

La pareja ha planeado una celebración que incluye una cena familiar en el Palacio de Windsor. Según la página oficial del Palacio, las habitaciones de Estado se encontrarán cerradas durante todo el día, tal vez, buscando mantener la mayor privacidad posible a la familia.

Se espera que en esta cena se reúnan los cuatro hijos de la pareja, contando con la presencia del Príncipe Carlos, quien estará apenas regresando de una visita oficial al Caribe. También entre la lista de invitados, se espera que estén los nietos mayores de la Reina, encabezados por los Príncipes William y Harry, acompañados por la Duquesa de Cambridge, las Princesas Beatrice y Eugenie, así como Zara Tindall y su esposo Mike, y Peter Phillips con su esposa Autumn.

Sin duda, éste será un día memorable pues se conmemora la oficialización de un gran amor. Se sabe que a pesar de la formalidad y el protocolo, la Reina siempre ha tenido una terrible debilidad por su esposo. Muestra de su cariño y fidelidad, fue la decisión de la monarca de, por primera vez, no colocar la corona en el “Remembrance Day”, para poder permanecer junto a su marido desde el balcón.

Aquí algunos detalles de la inolvidable boda celebrada en 1947:

El vestido de novia

Inspirado en la obra “La Primavera” de Sandro Botticelli. Para la confección del traje de novia, se llamó al diseñador Norman Hartnell, modisto de su madre, la reina consorte Isabel. 

En aquel entonces Norman tenía 46 años y ya contaba con una gran reputación en el Reino Unido. Tuvo la increíble, pero también difícil encomienda de realizar este modelo que ya forma parte de la historia.  Primero realizó un bosquejo y una vez que Isabel II dio el visto bueno, él y su grupo de costureras comenzaron a trabajar en un taller. Como se trataba del secreto mejor guardado de la boda real, todas las personas involucradas en este vestido no pudieron comentarlo con nadie en los más de dos meses que tardaron en terminarlo.

El hermoso traje de novia se confeccionó en satín color marfil con hilo de plata y decorado con finos cristales, así como con10 mil perlas blancas importadas de América. También se usó tul para darle vuelo.

La cola era de cuatro metros y medio de largo y en ella figuran varias estrellas parecidas al cuadro de Botticelli, ícono de la renovación.

El día de la boda, el Palacio de Buckingham reservó un lugar afuera de éste, donde la multitud suele agolparse en eventos importantes, para que las costureras pudieran estar en primera fila cuando saliera la novia por la puerta y en el balcón junto a su esposo, Felipe.

El ramo

La Worshipful Company de los jardineros ingleses obsequió las flores para la elaboración del ramo que fue creado por el St. Florist MH Longmans. Este hermoso accesorio nupcial estuvo compuesto por orquídeas blancas y una rama de mirto extraído de los jardines de la reina Victoria y depositado al día siguiente del enlace en la tumba del Soldado Desconocido de la Abadía de Westminster.

Algo viejo – La tiara

Una anécdota curiosa que se vivió el día de la boda, poco antes de salir hacia la Abadía para casarse, es que la tiara Fringe (1830) de Isabel II se rompió, por lo que el joyero real tuvo que repararla en cuestión de minutos y con gran maestría para que el desafortunado incidente quedara sólo en una anécdota más.

Esta tiara perteneció a la reina Mary y también se puede usar como collar. Es la tiara preferida de la reina Isabel II porque no sólo ella contrajo matrimonio con ésta, sino que también su hija Ana la usó el día de su boda en 1973. La hermosa pieza está compuesta por 60 barras verticales de diamantes y 30 en forma de berbiquí. Sin duda es una joya de gran valor histórico y sentimental.

El pastel de bodas

En medio de la crisis económica que vivió Gran Bretaña tras la Segunda Guerra Mundial, muchas colonias inglesas hicieron una “recolecta” para enviar los ingredientes y así la princesa pudiera tener un pastel digno de una royal.

La boda de la reina Isabel II y Felipe de Edimburgo se llevó a cabo sólo dos años, dos meses y 18 días después del fin de la Segunda Guerra Mundial. Así que aunque fue un enlace real anunciado por todo lo alto, lo cierto es que la austeridad fue el hilo conductor de aquel día.

De hecho la entonces princesa Isabel de Inglaterra tuvo que juntar los cupones que otorgaba el gobierno para la asignación gubernamental de recursos limitados y bienes de consumo básico, y así poder comprar todo lo necesario para su boda.

Un dato curioso y que habla mucho del cariño que tiene desde siempre el pueblo inglés por su Familia Real, es que pese a que muchos ciudadanos vivían con gran austeridad, cientos de ellos enviaron por correo a Buckingham uno o dos cupones que les sobraban para que Isabel no tuviera ningún problema en conseguir los productos que necesitaba. Sin embargo la entonces princesa Isabel no pudo aceptar tan amable “regalo de bodas” de sus súbditos y regresó por correo estos cupones. En cambio el gobierno al ver esto, le permitió un gasto adicional de 200 libras.

La famosa confitería inglesa Berkshire fue la encargada de hornear el pastel de bodas. Tardaron un mes en su creación, comenzando la elaboración de la masa desde finales de septiembre para que el primero de octubre de aquel 1947 ya dos panaderos horneaban un piso de la tarta nupcial. Hacia el 7 de noviembre un repostero de la firma Lyons of Cabdy Hall decoraba artesanalmente uno de los paneles de satín blanco y azul (el color de la realeza).

Al final el impresionante pastel de bodas pesó 200 kilos y fue cortado por los novios con una espada del novio, Felipe de Edimburgo.

La pastelería Berkshire elaboró una réplica del pastel para colocarlo en la vitrina de su tienda y así el público lo pudiera admirar.

La mesa de regalos de boda

Se contaron dos mil 500 regalos de todas partes del mundo. Al ser una de las grandes bodas reales de la posguerra y como bien dijo Winston Churchill que este enlace era “un toque de color en el duro camino que debemos recorrer”, toda Inglaterra, las colonias inglesas y diferentes países de todo el mundo se unieron al júbilo de esta pareja real que hoy cumple 70 años de casados.

Todos, de alguna u otra forma querían festejar a Isabel y Felipe y enviaron diversos regalos de boda a Buckingham.

Los presentes fueron exhibidos al público en el Palacio de St. James y se cobraba el boleto por una cantidad simbólica; los fondos recaudados iban a parar a las familias más necesitadas.

Entre las decenas de artículos de plata y cristalería, hay varios presentes muy originales como:

Un juego de porcelana del presidente de China, Chiang Kai-Shek.

Una máquina Singer.

Un caballo, por el gran gusto de la princesa Isabel por estos animales.

500 latas de piña

131 pares de medias nylon (un producto muy cotizado en la posguerra)

Un juego de potes para guardar chocolates del papa Pío XII.

Pero sin duda el regalo más polémico fue el de Mahatma Gandhi que cortó un pedazo de tela de su propia vestimenta con las inscripción “Viva la india” y aunque fue muy mal recibido por la corte inglesa, él explicó que al no tener posesiones quería darle algo a la princesa. Sin duda ahora ese pedazo de tela es invaluable.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s