Enoc Sánchez y Leslie Torres: Una prueba de que es posible…

Confieso que después de haber tenido el privilegio de conocer De Cerca a Enoc y a Leslie, de escuchar su historia y de comprobar que son una pareja de la vida real, me ha cambiado la percepción del matrimonio. Aquí les comparto el resultado de la entrevista realizada para la entrega especial “Parejas al Servicio del Amor”, en la sección Las Sociales de Listín diario.

Gracias Enoc y Leslie por compartir su testimonio y llenarnos de esperanzas…

DSC_4753

La responsabilidad del matrimonio es de ambos, pero la felicidad es un compromiso personal. Nuestro ruego a los matrimonios es que cuiden su vida de oración, cultiven su interior… ese encuentro íntimo con la Misericordia de Dios cada día, definitivamente, transforma”, coinciden.

Han pasado 15 años desde que Enoc Sánchez y Leslie Torres se juraron ante el altar amor eterno. Ocho meses fue tiempo suficiente para estar convencidos de que estaban hechos el uno para el otro, y de repente, lo que inició como una linda amistad laboral se convirtió en la promesa de estar “juntos hasta que la muerte los separe”.

Sus redes sociales dan fiel testimonio de una relación basada en valores, de un amor puro y comprometido y de una familia que apuesta a la unidad. Camila, Pamela y Paula han sido el regalo que les ha dado la vida para perpetuar su amor. Se miran con ternura, se tocan con cuidado dando la impresión de que cada uno siente que tiene a su lado un valioso tesoro. Pero contrario a lo que se pueda imaginar, su matrimonio no es perfecto. “Ambos estamos llenos de imperfecciones. A lo largo de estos 15 años hemos tenido muchos momentos de dificultad y tensión y con el auxilio de Dios y los medios humanos adecuados, hemos salido fortalecidos en el amor y en el compromiso después de cada prueba”, dice Enoc Sánchez.

DSC_4742

Ellos creen firmemente en que compartir intereses es vital para fortalecer la vida en pareja. “Vivir juntos parece ser lo básico, pero hemos descubierto que necesitamos actuar intencionalmente para no terminar viviendo dos vidas paralelas en una casa común”, agrega Sánchez. “Para nosotros un signo de alianza fundamental es el servicio apostólico. También compartimos el gusto por la música y la lectura. Tenemos metas en común y nos apoyamos en los retos laborales. Cada matrimonio está llamado a identificar y alimentar sus puntos de unidad”, cuenta Leslie Torres.

Desde la etapa del noviazgo empezaron a trabajar con parejas, en la actualidad pertenecen a la comunidad Dios de Victoria, de la parroquia San José de Calasanz, un ministerio que acoge 150 parejas con las que comparten sus experiencias de vida. “El llamado al servicio del matrimonio transciende las estructuras eclesiásticas, es una vocación de tiempo completo. No he de extrañar que algún vecino, compañeros de trabajo, familiares o personas que comparten la fe cristiana se acerquen a nosotros para pedir alguna orientación”, explica Torres.

“No somos expertos y no somos superiores a ninguna otra pareja. De hecho, hemos aprendido que mostrar un matrimonio idealizado es un gran engaño. Somos un matrimonio en permanente batalla, porque la vida se desordena, las prioridades se desordenan y aquí radica la importancia de volver a la fuente y recurrir a la oración constantemente. Por mucho tiempo sentimos presión de ser modelo en la comunidad pero recibimos pruebas que nos dieron la libertad. Al final nos dimos cuenta que las batallas y miserias edifican”, comenta Sánchez.

La pareja coincide en que para vivir en armonía lo primero es confiar en la buena voluntad del otro. “Dar prioridad a la  comunicación auténtica, transparente y respetuosa. Nos ha hecho mucho bien la sana complicidad y el respeto de la autoridad de cada uno ante los hijos. Algo que nos ayuda mucho es no quedarnos estancados en el “yo soy así y así soy”… sino el querer ser mejor persona, para mí mismo, para mi pareja y para mis hijas. Tenemos que tener un compromiso personal de crecer interiormente y confiar en la gracia de Dios que nos asiste para eso”.

Trabajar con acompañado a otras parejas también les ha servido de fuente para un aprendizaje continuo. “En este tiempo hemos sido testigo de que si un matrimonio busca ayuda a tiempo y en las fuentes correctas puede salvarse. Puede ser un sacerdote, un pastor, un terapeuta, otra pareja de esposos… son pocos los casos en los que el matrimonio no tiene solución. Cuando cada uno tiene un buen director espiritual el matrimonio se vuelve robusto. Nos ha dolido perder matrimonios porque no han buscado ayuda en el tiempo correcto, no debemos dejarnos arropar por el desaliento, todas las parejas pasamos por situaciones, pero hay que darle a Dios la oportunidad de restaurar”, coinciden los esposos.

DSC_4964

Enoc entiende que la sociedad piensa en la ruptura del matrimonio como primera opción porque se vive en una cultura cada vez y egocéntrica. “Creo que cuando se vive el matrimonio con la mentalidad de “si no funciona, se acaba”, se hace muy fácil abandonar el proyecto”.

Leslie entiende que el egoísmo está muy presente en la mentalidad actual. “Es complicado llevar un proyecto para toda la vida, pensando en singular: “mi dinero, mis sueños, mis proyectos, mis necesidades; en lugar de hacerlo todo en plural”.

Ellos están conscientes de que la vida en pareja nunca será perfecta, pero si feliz, algunas de las claves que citan son: “Tener un proyecto compartido en el dinero es símbolo de alianza y confianza, compartir tiempo de pareja para cultivar la relación de manera intencional, cuidar la sexualidad que es el termómetro y alimento de la salud de la pareja, convertir a tu pareja en el mejor amigo, cultivar la vida de oración en pareja y cuidar la relación personal con Dios para que crezca la solidaridad y la compasión”.

Mutua admiración:

Enoc Sánchez. “Admiro de Leslie la nobleza y ternura de su corazón. El solo hecho de estar a su lado, sorprendentemente me da fuerzas para renovarme cada día. Su ternura me llena de paz y su determinación me reta a dar lo mejor de mí”.

Leslie Torres.  “Vengo de una familia disfuncional por lo que tenía una imagen distorsionada del hombre y del matrimonio. Enoc llegó a mi vida y es insuperablemente mejor de lo que yo esperaba. Él tiene la capacidad de ser fuerza y sostén, pero a la vez de abrazar, soportar, escuchar, ceder… interpone las necesidades mía y de nuestras hijas a sus deseos propios. Él es la persona a la que siempre puedes llamar y está disponible…”.

Dios en primer lugar

“El matrimonio es un proyecto de Dios para la felicidad del hombre. Si pudiéramos escoger una sola idea para que quede grabada en el corazón de quienes lean esta entrevista, seria: cuidar la vida interior de cada uno. La relación personal con Jesucristo es mucho más que estar en la Iglesia, asistir a una comunidad, o hacer oraciones en familia. En nuestra experiencia matrimonial, la fuerza y la profundidad del vínculo han ido siempre íntimamente ligadas al estado espiritual en que nos encontremos personalmente”, Leslie Torres.

“Si Dios es realmente centro de la vida de cada uno, su gracia se refleja en todos los contextos de la vida. Los momentos de dificultad (enfermedad, tribulación, escasez, conflicto externo…), dan como fruto el crecimiento y la unidad, cuando se viven tomados de la mano con Jesucristo”, Enoc Sánchez.

DSC_4779


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s