Una sociedad en apuros

Cuando él nació yo cursaba el segundo año de universidad. Su madre, mi amiga Karla, fue la primera en el grupo que se estrenó con la maternidad, así que para nosotras se convirtió en una especie de ‘mascota’. Me invitaron a su bautizo y a su primera comunión. Falté a pocos cumpleaños y estuve presente en su graduación de licenciado en Publicidad. Para mí fue un gran privilegio, partiendo de que la universidad solo le entregó cuatro invitaciones y me eligieron para acompañarles, aunque mi amiga, aun sostiene que ha sido al evento más aburrido al que me ha invitado.

Varios meses intentando, sin éxito, conseguir esa ansiada primera oportunidad de trabajo lo fueron desesperando. Pero los jóvenes son inquietos y se marcan sus propios retos, al poco tiempo estábamos despidiéndolo en el aeropuerto porque había decidido ir a España a cursar una maestría.

Volvió cargado de sueños y con el mejor de los anhelos de poder emprender en su país y desarrollarse profesionalmente. Con buen conocimiento de temas tecnológicos, habla y escribe inglés y francés, seguro de sí mismo y encantador, todo apuntaba a que conquistaría el mundo.

Lamentablemente han pasado dos años en lo que solo ha recibido propuestas con un salario que no llena sus expectativas y su paciencia se agota, también se esfuma su esperanza… A los tres meses le robaron el auto que había adquirido con sus ahorros y hace algunas semanas a él y a unos amigos los atracaron de día en una vía sumamente transitada y los despojaron de sus teléfonos celulares, ante la mirada indiferente de los transeúntes. Sin oportunidad profesional y viviendo en una sociedad cada día menos humana, donde a muchos jóvenes, por desgracia, no les importa el valor de la vida, matan, asaltan y roban sin piedad. Los modelos se han deteriorado, la familia se cae a pedazos.

 Ahora quiere irse nueva vez del país, tiene miedo de vivir aquí, ¡y no lo culpo! También estoy aterrada de tanta violencia, de tanta impunidad, de tanta indolencia.

¡Caramba, la sociedad está en apuros! La serie de investigación que está siendo publicada en las páginas de Listín Diario ha dejado en evidencia la realidad que nos arropa. “El   promedio de 17,714 divorcios, 90 feminicidios, 64,532 denuncias de violencia de género y 338 incestos que se registran cada año, y retratan los niveles de desintegración y trastornos que padece la familia dominicana, y que repercuten en la sociedad” redacta la periodista Wanda Méndez en uno de los artículos de la serie.

depositphotos_76578797-stock-illustration-society-members-with-a-group

La familia será por siempre la más importante matriz de valores, pero hemos perdido la capacidad de crear iniciativas para salvaguardarla, la capacidad de amar y la capacidad de perdonar. Este trabajo especial de un grupo de periodistas comprometidos con su labor de informar, es una voz de alerte: ¡La familia se debilita!, lo hace cuando pasamos horas pendientes a la pantalla de un teléfono móvil y olvidamos conversar con nuestros hijos de sus situaciones, expectativas y preocupaciones.

La familia se deteriora producto de una transformación drástica y desequilibrada que nos empuja al materialismo. Acumulamos deudas en tarjetas de crédito para comprar la última tecnología o ropa de diseñador, y terminamos enfocando todo nuestro tiempo y energía en obtener bienes materiales, mientras le restamos prioridad a las relaciones y valores espirituales.

sociedad-fragmentada

En un mundo donde la familia es cada vez más atacada, los padres debemos hacer, lo que mi amiga Karla hace cada día: Sea un buen ejemplo para sus hijos, haciendo siempre lo correcto; no negocie el tiempo de estar en familia; enséñeles a sus hijos el valor de una buena conversación; cualquiera que sea su creencia religiosa enséneles a conectar con la esencia de la creación.

¡No todo está perdido, vale la pena intentarlo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s