¡Quiero donar mis órganos! ¿Qué hago?

La doctora Ana Simó, conocida conferencista, psicóloga clínica y terapeuta familiar, compartió hace algunos días, en sus redes sociales, una hermosa historia de solidaridad humana y aptitud científica. El video muestra como un hombre que estaba recluido en la unidad de cuidados intensivos de St. Luke’s Meridian Hospital, es trasladado a la sala de operaciones junto a su familia, donde le sería retirado el respirador artificial. A ambos lados del largo pasillo, el personal del hospital estaba de pie, rindiendo un homenaje a aquel ser humano excepcional que había decidido donar sus órganos para salvar otras vidas.

La escena, un relato cargado de emotividad y valentía, demuestra, como indicaba la doctora en su escrito, “lo frágil que somos, y nos enseña que hasta el último momento podemos ayudar a otros”. La afortunada decisión del paciente pudo materializarse porque los familiares, sobreponiéndose al dolor de la perdida, atinaron a cumplir la voluntad de su ser amado.

Sin duda esta decisión y la fortaleza de los familiares que la hicieron posible, de seguro llenó de alegría otros hogares y dejó testimonio que la existencia del protagonista de la historia no transcurrió en vano. Esta acción me mueve a desear que aun en medio de la aflicción causada por lo irremediable se promuevan en República Dominicana comportamientos similares a modo de contribuciones para renovar la vida.

Este relato se contrapone a las docenas de casos que a diario escuchamos de personas que esperan ansiosos un órgano para mejorar su calidad de vida, pero no es un secreto que en el país la falta de donantes impide realizar intervenciones de trasplante, para muchos, sumamente necesarias para continuar con vida. Un caso me toca de cerca. Un apreciado compañero de trabajo, de solo 25 años, espera un riñón para salvar su vida.

Donacion-de-organos-1920-3

El Instituto Nacional de Coordinación de Trasplantes, (Incort) es la entidad autorizada para coordinar todo tipo de trasplantes en el territorio nacional. Este equipo trabaja para crear una cultura de donación de órganos en República Dominicana, y la meta representa un verdadero reto. Del 2004 al 2017, se han realizado 3348 trasplantes en el país, de los cuales tres han sido de corazón, 750 de riñones, 41 hígados y 2,554 corneas, según publica el Incort en su página oficial. La cifra parece alta, pero comparada con las necesidades, no lo es.

Lamentablemente no hay cultura de expresar la libre intensión de que nuestros órganos sean donados al momento de retirarnos de este mundo. Existen muchos preconceptos arraigados y falta de información real. Las campañas de concienciación han sido tímidas y la población sigue teniendo miedo al término “donación de órganos’.

Donación-órganos

Debido a la complejidad de los requisitos necesarios para realizar una donación, sólo son posibles en cinco de cada mil fallecimientos. “Sólo puede concretarse la donación si la muerte sucede en una unidad de terapia intensiva y requiere de inmediato una serie de pasos coordinados en simultáneo para poder mantener el cuerpo artificialmente desde el momento del fallecimiento hasta que se produce la extracción de los órganos”, explica un material de la revista Donación y Trasplante.

La donación es un acto de amor al prójimo, pero no es suficiente que lo desee el paciente, ahí entra en juego el papel de los deudos ante la agobiante situación. Sería insensato pensar que las barreras sentimentales que actúan como trabas van a desaparecer de un día para otro, pero urge implementar campañas agresivas para educar y motivar a las personas en pro de conquistar un mayor número de donantes, y a la vez, crear mecanismos más aptos para registrar la voluntad de quienes estén dispuestos.

Hace varios años done mis corneas y nunca he recibido seguimiento para actualizar mis datos, precisamente escribiendo este artículo, trate de registrarme como donante de los demás órganos en la página habilitada para los fines, y el sistema no lo permitió. Por lo que me atrevo a utilizar este espacio para sugerir que se desarrollen las estrategias adecuadas para que quien desee realizar esta acción generosa no se vea obstaculizado por un mecanismo que lo aleje de su propósito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s